INSPECCIÓN DE VIGAS DE MADERA PARA DETERMINAR SU ESTADO DE CONSERVACIÓN. EDIFICIO EN PLAZA DE LA ENCARNACIÓN. SEVILLA.

ALCANCE DE LA INSPECCIÓN

Los trabajos de inspección pretenden detectar las lesiones que se enumeran a continuación:

Hongos xilófagos

 Los hongos de pudrición necesitan un contenido de humedad en la madera superior al 20% aproximadamente. La extensión de estos ataques aumenta en las zonas en las que la humedad supera dicho valor. No son ataques que se generalicen o se extiendan a grandes superficies del edificio sino que afectan a partes localizadas de un local o locales. Las consecuencias de sus efectos son la destrucción de la madera en la zona afectada.

Insectos de ciclo larvario

Los insectos de ciclo larvario producen los daños durante la fase de larva en la que se alimentan de la madera realizando galerías en su interior. De manera general su actuación se limita a la parte de albura de la pieza, y rara vez se introducen en el duramen.

Insectos sociales (termitas)

La extensión de un ataque de termitas puede llegar a ser muy grande si las condiciones de humedad los permiten. En la relación a la intensidad de los daños producidos debe tenerse en cuenta que las termitas se alimentan principalmente de la albura de la madera de la mayoría de las especies coníferas y frondosas. La destrucción de la parte de la albura en estados avanzados llega a ser prácticamente completa.

Agentes atmosféricos o meteorológicos

La madera expuesta a la luz solar sufre un cambio de la coloración que inicialmente tiende al oscurecimiento hacia un tono marrón; posteriormente toma un color grisáceo. El agua de lluvia que moja la superficie de la madera sin protección es absorbida rápidamente por capilaridad por la capa superficial de la madera. La diferencia de humedad entre el interior y la capa superficial que tiene a hinchar, provoca un estado de tensiones en la pieza que si no está equilibrado de manera simétrica, origina la combadura de la pieza. El efecto del agua de lluvia y la radiación solar cómo fenómenos conjuntos de la exposición a la intemperie, deben considerarse como una degradación superficial que no afecta a las propiedades mecánicas de manera significativa.

Productos químicos

En casos aislados, la presencia de ácidos o bases fuertes puede causar daño substancial a la madera. Las bases fuertes atacan la hemicelulosa y la lignina, dejando la madera de un color blanco descolorado. Los ácidos fuertes atacan la celulosa y la hemicelulosa, causando pérdidas de peso y de resistencia. La madera dañada por el ácido es de color oscuro y su aspecto es similar a la de la madera dañada por el fuego.

Acción del fuego

La acción del fuego en una pieza de madera produce una lenta combustión con una velocidad de carbonatación del orden de 0,6 a 0,7 mm/min, dependiendo de la especie de madera. Por lo general, la franja de 30 mm superficiales queda prácticamente destruida y con propiedades mecánicas disminuidas, mientras que la parte interna de la pieza no sufre ningún cambio significativo. El efecto global en la disminución de la capacidad portante de la pieza se evalúa como equivalente a una pérdida de grueso de 7 mm en cada cara expuesta.

Singularidades de la madera

Son defectos y alteraciones del crecimiento, manifestados en variaciones en la uniformidad de la madera provocadas por el ambiente natural en el que se desarrolla, crece el árbol y en las condiciones ambientales posteriores a su tala y procesado. Pueden causar dificultades en el trabajo de la madera, alabeos y revirados.

Deformaciones

Se consideran deformaciones: descensos, desplomes, alabeos, pandeos, flechas, desniveles…

 

METODOLOGÍA

TÉCNICA UTILIZADA:

El análisis se basa en la utilización de equipos tradicionales de exploración, fundamentándose en la valoración directa (visual o táctil) de la zona de madera degradada. A continuación se relacionan los medios e instrumentos utilizados, junto con su función y utilidad:

– Martillo de pasta: El sonido producido al golpear un elemento estructural permite estimar si se encuentra o no bajo carga. Un sonido sordo (blando, grave, sin rebote), indica que la pieza puede no estar en carga y que probablemente tenga daños. Por el contrario, un sonido claro y tenso revela una pieza que se encuentra en tensión. Por otro lado el golpe de martillo sobre la superficie de la madera detecta zonas atacadas en el interior al producirse un sonido hueco.

– Punzón y formones: El punzón permite tantear rápidamente si existe degradación bajo la superficie externa de la madera. En zonas de poco espesor sirve para conocer la profundidad del ataque. Los formones permiten eliminar zonas de madera degradada para ver el alcance de la lesión.

– Brocha: Se utiliza para limpieza de la madera.

– Azuela: Se emplea para eliminar zonas de madera degradada.

– Xilohigrómetro: Equipo que permite determinar el contenido en humedad de una forma rápida. La humedad de la madera es el factor más importante para el desarrollo de algunos agentes xilófagos.

 

CRITERIO DE EVALUACIÓN EN BASE A TÉCNICAS CONVENCIONALES:

 Se evalúa el estado de conservación, empleando el siguiente criterio estimativo:

TÉCNICA PERCEPCIÓN VALORACIÓN
Golpeo con martillo Sonido blando, hueco Baja capacidad mecánica
Sonido tenso, claro Buena capacidad mecánica
Clavado de punzón / formón No clava No hay degradación de material.
Clava poco Afección superficial
Clava completamente Afección profunda